Monday, February 23, 2009



JUAN VILLORO ES EL TABACO DE LA PIPA
Con Juan Villoro fui edificando una hermosa amistad. Uno se da cuenta que cierto tipo de personas son importantes por su sencillez y su cordialidad en el trato. En este mundo tan enmascarado con el ego, encontrar a un ser como Juan es descubrir un manantial en el desierto. No exagero en el elogio. Recuerdo que no hace mucho almorzamos en el tradicional restorán “El Globo” y allí le entregué La pipa de Hemingway en soporte papel. Me prometió que leería en libro con tiempo. Esto me hizo pensar que Villoro no era ese tipo de personas que consulta veinte páginas de un libro y después arma una crítica complaciente para quedar bien con el autor. Juan fue consecuente. Mi ansiedad por conocer su pensamiento más de una vez me llevó a escribirle un mail. Lo borré uno a uno. Mientras tanto seguí sus artículos y volví a sus libros. Estimo que Villoro está llamado a ser uno de los mejores narradores de los últimos tiempos. No creo que se enoje conmigo mi otro amigo, el mejicano Paco Ignacio Taibo II, que acaba de presentar en la XVI Feria Internacional de La Habana su último título: Tony Guiteras, un hombre guapo. Juan en ese almuerzo me dijo algo casi bíblico: “Se escribe un libro para anunciar la muerte del libro”. Le recordé aquello de Borges: “Uno edita para no seguir corrigiendo”. Villoro se rió. Estábamos completando el concepto, porque alguna vez la obra terminada debe morir ¿La pipa de Hemingway, está agonizando? Al menos esos primeros 237 posteos del blog ya no me pertenecen, me toca ahora luchar para que una segunda edición se manifieste sobre el papel. Mientras tanto, Villoro me seduce con una crítica que recibo con mucha calma. Gracias Juan por este regalo.


Disfruté mucho tu obra en torno a Hemingway. La veo como el diario abierto de un lector que, día a día, colecciona minucias sobre un autor admirado, con la atención alerta del testigo cómplice y el gusto por el detalle del entomólogo literario. Tu dijo deja en claro que las moscas y las hormigas son las minucias que en forma secreta definen a un escritor que, acaso para despistar al gran público, se interesó en la caza mayor. Tu búsqueda de fechas, resonancias con otros autores, misterios del oficio, relaciones entre vida y obra integran un fervoroso safari sobre las elocuentes pequeñeces que describen a un autor de Grandes Temas. Ha sido un gusto leerte. Juan Villoro

1 comment:

josephb macgregor said...

José María:
Me parece un blog muy interesante y muy entretenido.
A Juan Villoro quiero leerle desde hace tiempo, en concreto sus ensayos literarios: De eso se trata y efectos personales.
Si quieres que contacte conmigo, ningún problema.
Un abrazo y te aviso cuando reciba tu libro.

Josephb